Notas de Interes

MANTENIMIENTO PRODUCTIVO TOTAL: UN TRABAJO DE TODOS

El Mantenimiento Productivo Total, conocido también como TPM por sus siglas en inglés: Total Productive Maintenance, nació en Estados Unidos, y tiene sus bases en los conceptos de mantenimiento preventivo.

El mantenimiento preventivo consiste en actividades de revisión dedicada en forma planificada y organizada, en donde se ejecutan cambios, sustituciones, lubricaciones, etc.; antes de que sucedan fallas. La forma planificada y organizada requiere de una programación periódica, teniendo en cuenta las recomendaciones técnicas del fabricante, y el histórico de fallas de las máquinas.

Como una evolución de la planificación de las actividades de mantenimiento y aprovechando el conocimiento del operario, se incorpora el concepto de mejoramiento de los equipos, con el propósito de evitar que se produzcan fallas. Como resultado nace un plan de mantenimiento relacionado con mejoras incrementales. De este concepto de planificación periódica del mantenimiento relacionado con mejoras incrementales, nace el TPM.

 

El Mantenimiento Productivo Total (TPM) es una metodología de mejora que permite ampliar la disponibilidad y confiabilidad de las operaciones y de la maquinaria, mediante la aplicación de los conceptos de prevención, cero defectos, cero accidentes, y participación integral de personal.

 

Cuando nos referimos a participación integral, queremos decir que cierto número de actividades de mantenimiento preventivo tradicional, pueden efectuarse por parte del personal de producción, siendo previamente capacitado.

 

Ventajas de la Metodología de Mantenimiento Productivo Total

 

Esta herramienta enfoca sus objetivos hacia la mejora de la eficiencia de los equipos y la continuidad de las operaciones mediante la reducción de fallas, no conformidades, disminución de tiempos de cambio, y se relaciona con actividades de orden y limpieza. Actividades en las que se involucra al personal de producción, con el propósito de aumentar las probabilidades de mantenimiento del entorno limpio y ordenado, como requisitos previos de la eficiencia del sistema.

A continuación enumeraremos algunas ventajas:

  • Mejoramiento de la calidad. El buen estado de la maquinaria produce menos unidades no conformes.
  • Mejoramiento de la productividad. Aumento del tiempo disponible.
  • Flujos de producción continuos. El balance y la continuidad del sistema reducen la incertidumbre de la planeación.
  • Aprovechamiento del recurso humano.
  • Reducción de gastos de mantenimiento correctivo.
  • Reducción de costos operativos.

 

Es pertinente mencionar que la maquinaria es susceptible al desgaste natural, y a un desgaste forzoso. El Mantenimiento Productivo Total se enfoca en eliminar estos factores de desgaste forzoso, aumentando el cuidado sobre el equipo.

Bases del Mantenimiento Productivo Total

  • Mejoras enfocadas.
  • Mantenimiento autónomo.
  • Mantenimiento planificado.
  • Mantenimiento de calidad.
  • Educación y entrenamiento.
  • Seguridad y medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *